Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 12 marzo 2008

https://i1.wp.com/www.eleconomista.es/imag/_v2/hipoteca.jpg

Ésto puede parecer un monólogo o exageración, pero nada más lejos de la realidad.

Un día por la mañana, decidí qué había llegado el día de la emancipación familiar, decidí alquilar un piso que por casualidades de la vida, terminó siendo compartido, pero desde aquel momento ya se gestaba en mí la idea de tener una propiedad, sin prisas, claro, sin prisas.

Entre amigos, se comenta, las dificultades que tenemos para encontrar vivienda los jóvenes y los no tan jóvenes, pero en el fondo todos somos como Judas sino lo vemos no lo creemos.

Hace aproximadamente dos meses, empecé la aventura de familiarizarme con los términos hipotecarios:

– Euribor más % del banco, que si este tiene un % demasiado alto y aquel no es de fiar porque es demasiado bajo.

– Carencia: tiempo que sólo pagas intereses, pero claro luego se te acumula el capital.

– % que te hipoteca el banco del precio más bajo de la vivienda (tasación o precio de compra). Ésto es lo más interesante de todo, sino tienes ahorros nunca podrás comprar una casa porque necesitas el dinero que supone el 20% del precio de la vivienda.

Para los que no entendemos de hipotecas traducido al castellano significa que el banco nunca te da la hipoteca por todo lo que cuesta la vivienda, aproximadamente es un 80%, eso se traduce en una hipoteca de unos 180.000 euros tus ahorros deben ser, como mínimo de  20.000 euros. ¿Quién tiene ese dinero ahorrado, qué levante la mano?

– Según los bancos no puedes hipotecarte más de un 50% de tu nómina. Jajajajaja, es muy divertido. Jóvenes han oído bién…¡¡¡¡¡¡NÓMINA!!!!!!. Hace falta nómina, yo soy una privelegiada qué posee una nómina de esas pero además tengo doble suerte casi doblo la media del sueldo en nuestra edad, los 1.000 euros, pero aún así casi estoy en el límite para que me la concedan.

– Gastos de la hipoteca: unos 20.000 euros más. Sólo por abrir la hipoteca, de primeras, así de fácil.

CONCLUSIONES:

Para pedir una hipoteca necesitas:

–  Una nómina de aproximadamente 2000 euros 

–  Un contrato laboral

– 40.000-50.000 euros ahorrados, tú o un familiar cercano…pareja, padres, abuela ( ui ya se va alejando el parentesco).

– Contacto directo con los astros o con los santos, según las creencias particulares para perdir que el euribor o el interés no ascienda por encima de lo que puedes permitirte.

Yo cumplía todos los requisitos excepto el dinero ahorrado, que es algo inferior aunque con ayuda de la familia, y algún décimo de loteria creo que podría conseguirlo.

Así que a pesar de los pesares, problemas y diretes con la ayuda del teléfono, internet, y demás herramientas de comunicación me dispuse a la búsqueda de un inmueble, a sabiendas que no pasara la barrera de los 180.000 euros.

 Cual ha sido mi sorpresa, eso es un animal en peligro de extinción. Están a las afueras de la ciudad o son mini apartamentos, quintos sin ascensor, etc, etc, etc. Pero sigo buscando…

Así que con la cara de corderita degollada me dispuse a resignarme y seguir viviendo en mi hogar, total, son cinco años de contrato, aún me quedan tres, la casa no está mal del todo…no tiene calefacción, pero es luminosa, alegre, mis compañeras de piso son amables, y no tenemos problemas serios.

Una semana después de mi decisión, tras sopesar problemas, nos comunica el dueño del piso que tenemos que dejarlo en el mes de Julio, por necesidades personales. (NOTA: los muebles son míos, así que de nuevo mudanza, como los caracoles, casa a las espaldas).

Una gran duda me asalta…¿ Compro, alquilo o vuelvo a la casa de mis padres?

CONCLUSIÓN:

” MAMÁ, PAPÁ : SI PUEDO ME VOY DE CASA” 

P.D: No puedo pedir las ayudas para alquilar del gobierno, mis ingresos anuales superan los permitidos, pero no puedo comprar, mis ingresos mensuales no son suficientes.

Read Full Post »